Antes de empezar, me gustaría contaros desde dónde escribo este artículo sobre rutina de lavado. Soy mamá de tres, y los tres han crecido usando pañales de tela. Durante todo el tiempo que llevamos usando pañales de tela hemos utilizado la misma rutina de lavado (con cambios mínimos para ajustar algunas cosas) y nunca en 7 años de pañaleo hemos tenido problemas. Ni de olores, ni de irritación en la piel por restos de detergente, acumulación de restos orgánicos o sustancias químicas en los pañales. Ni siquiera manchas grandes y poco estéticas.

Os expongo mi rutina de lavado de pañales de tela. Hay muchas rutinas de lavado diferentes, y no pretendo analizar todo lo que existe sino compartir lo que sé por experiencia que funciona. Desde el principio he seguido las recomendaciones de Polonia y Alemania, dos países en los que el uso de la tela está muy extendido y normalizado. A familias que estén comenzando les recomiendo ir a lo seguro, y dejar las experimentaciones para cuando tengan una rutina de lavado sólida y sepan reaccionar a las mínimas señales de alarma. Es importante destacar que un pañal de tela es un elemento muy diferente a la ropa que utilizamos habitualmente, por lo que su rutina de lavado también debería serlo.

Algunas cuestiones previas

Muchas veces me planteo ¿Por qué experimentar y poner en riesgo la delicada piel de nuestros pequeños bebés? Una mala rutina de lavado es muchas veces la responsable de que las familias tiren la toalla y dejen la tela. En muchos casos, se critica que los pañales huelen mal, que tienen la culpa de las irritaciones, infecciones, hongos y multitud de cosas malas… Pero, ¿Cómo va a tener la culpa de todo esto la tela, cuando las telas naturales son lo mejor que puede rodear el cuerpo de un bebé? La culpa, en la mayoría de los casos, es de una incorrecta rutina de lavado.

Si tenemos una rutina de lavado adecuada, nunca vamos a tener que hacer ninguna sopa de pañales y ninguna desinfección especial, pero hay cosas a tener en cuenta. Por ejemplo, que los pañales están hechos de muchas capas de materiales que absorben muchísimo, por eso necesitan un lavado diferente que las camisetas o pantalones. Necesitamos llegar profundo a las fibras para quitar restos de pis y heces. No basta con un detergente delicado, líquido, ni agua fría.

Soy consciente de que muchas familias eligen los pañales de tela por la ecología y buscan un detergente ecológico que sea respetuoso con el medioambiente. Yo no he encontrado ninguno que cumpla los requisitos para ser un detergente apto para pañales. Creo que es mucho mejor y más ecológico utilizar pañales de tela con un detergente convencional que usar uno no adecuado, tener pañales mal lavados y, después de varios intentos, dejar de usar la tela.

Para que los pañales hagan su función y no nos huelan mal, no fuguen y no estén llenos de bacterias ni irriten los culitos necesitan un buen detergente y una temperatura de lavado de 60 grados.

Como he dicho antes, enseño mi punto de vista, basado en 7 años de experiencia con pañales de tela, en mi conocimiento y búsqueda de las mejores soluciones en los grupos especializados. En definitiva, te doy información buena y correcta, y tú eliges si quieres seguirla o no.

Almacenamiento de los pañales sucios.

Los pañales sucios se pueden almacenar de distintas formas, pero tiene que tener unas características concretas. .

Recipiente

Podemos almacenarlos en un cubo con tapa. Dentro del cubo se puede colocar una bolsa grande de PUL (también llamada wet bag). Se puede almacenar sin bolsa, directamente en el cubo (cerrándolo con tapa), pero en ese caso hay que siempre lavar el cubo en el día del lavado de pañales. Utilizando la bolsa se puede lavar el cubo menos frecuentemente (ya que la bolsa va a la lavadora junto con los pañales y sigue la misma rutina de lavado).

El cubo no debería ser muy hermético. Es mejor elegir uno normal con tapa, que permita la circulación del aire para facilitar que después de dos o tres días el olor a amoniaco no sea fuerte.

Modo

Los pañales se almacenan en seco, sin agua. Existe información que recomienda agregar aceite de árbol de té al fondo del cubo o bolsa por sus propiedades bactericidas. No recomiendo usar este método, porque la cantidad que es segura para un niño es demasiado pequeña para lograr un efecto antibacteriano. Además, el aceite engrasa los absorbentes y las telas de los pañales rellenables sintéticos, sobre todo el polar, pudiendo llegar a hacer necesario un stripping (tienes más detalles de este proceso más adelante). Si te apetece añadir alguna fragancia para que el cubo huela mejor, elija una que te guste (por ejemplo, lavanda). Coloca un trapo o trozo del algodón debajo de la tapa del cubo y agrega unas gotas de aceite. De este modo, el aceite no estará en contacto con los pañales y disfrutarás del olor que aporta.

Recomiendo almacenar en seco porque haciéndolo en mojado (es decir, en un cubo con agua, aceites y bicarbonato) vamos a encontrar una degradación más rápida del material, especialmente el bambú que es muy delicado. Además, el ambiente húmedo promueve un crecimiento más rápido de bacterias, que no se verán frenadas por unas pocas gotas de aceite. En adición, dosificar el bicarbonato de manera incorrecta también destruye el material absorbente de los pañales.

Residuos

Cuando el pañal tiene solo pis hay que desmontar (quitar los absorbentes en el caso de los rellenables o dejar los absorbentes fuera en el caso de los TE1) y depositar en el cubo / bolsa wet bag.

En el caso de que haya sólidos en el pañal, debemos retirarlas siempre en el inodoro. Puedes hacerlo con un chorro de agua fuerte o con la ayuda del propio pañal o una espátula. Si quedan manchas de caca, puedes de manera opcional usar jabón antimanchas antes de tirar el pañal al cubo (y enjuagar muy bien para que no queden restos de jabón que puedan taponar las fibras).

He leído siempre en grupos de pañales que las heces del bebé exclusivamente lactante no necesitan enjuagarse, porque se disuelven durante el lavado y no obstruyen la lavadora. No obstante, yo sí recomiendo enjaguarlas, por lo menos cuando hay mucha cantidad.

Si decidimos enjuagar el pañal o absorbente para retirar la caca, no deberíamos echar el pañal a la wet bag o cubo. Es cierto que no tiene que haber problemas si el lavado lo hacemos ese mismo día o al día siguiente, pero si quedan dos o tres días es mejor dejar el pañal aireando, por ejemplo encima de la bañera.

Tiempo

No debiéramos almacenar los pañales sucios más de 2 o 3 días. Alargando ese tiempo aumenta el riesgo de proliferación de bacterias y se forman más depósitos de orina, lo que puede provocar calvas en nuestros absorbentes, especialmente los de bambú.

Lavado de los pañales

Rutina de lavado estándar

Los detalles principales de una buena rutina de lavado son:

  • Lavado a 60 grados.
  • Detergente en polvo para ropa blanca (son los únicos que contienen oxígeno activo y, por tanto, propiedades bactericidas).
  • En el caso de aguas muy dura se aconseja usar ablandador (en mi caso uno ecológico de la marca Sonett, que en la práctica utilicé solo para probar un par de veces. En mi opinión, y dado que los detergentes que os he mencionado suelen incorporar ablandadores, cuando el detergente está bien dosificado el ablandador no es necesario)
  • Importante: no debemos añadir ningún suavizante, ya que reducen la absorción de las telas.
El detergente perfecto, siempre en polvo
  • No debería tener más de un 5% de jabón (detalle importante solo para materiales sintéticos, porque el jabón puede engrasarlos, haciéndolos menos absorbentes, especialmente la microfibra. También puede tapar los materiales de bolsillo de los pañales rellenables, que suele ser polar o coolmax, y provocar fugas).
  • Entre 5-15% de blanqueantes oxigenados (os explico más adelante).
  • Buena cantidad de tensioactivos, normalmente 15-30%.

Busca estos componentes en la lista de la composición del detergente (siempre están mencionados). Estos son los imprescindibles. Con respecto a otros componentes, creo que hay muchos factores en juego. Es un tema muy personal y hay detergentes más ecológicos y otros menos.

No se recomienda los blanqueadores ópticos, porque se adhieren al material para reflejar la luz y, por lo tanto, actúan como el jabón taponando las fibras. Por suerte, los blanqueadores ópticos suelen estar al final de la lista de la composición (lo que quiere decir que están en un porcentaje insignificante), por lo que no suelen tener ningún efecto en nuestro caso. Pero ten este dato en cuenta para el momento de elegir el detergente.

Además, se deberían evitar los detergentes que contengan perfumes (que pueden causar irritación y ocultar malos olores) y fosfatos (son difíciles de enjuagar y tienen efectos negativos para la salud).

Yo utilizo el detergente en polvo de las marcas comerciales para ropa blanca (Ariel, Alcampo marca blanca, detergente Bambino Mio, Ecover en polvo).

Llenado de la lavadora

No se debería llenar la lavadora de todo, ya que los pañales necesitan espacio para moverse durante lavado. La mejor cantidad son 2/3 de la carga máxima de tu lavadora. Tampoco es bueno no poner suficiente cantidad. Los pañales , especialmente si van a ser pocos, es mejor lavarlos junto con otras prendas, para que no haya demasiada fuerza centrífuga en las gomas. Si hay pocos pañales en la lavadora, tus pañales volarán en el interior y las gomas se estirarán y sufrirán.

Un truco para saber si estás llenando correctamente tu lavadora es el siguiente: cuando la lavadora esté preparada, mete la mano por encima de los pañales. Tu mano debería poder hacer un movimiento circular con la muñeca sin ser bloqueada por las prendas.

Lavado corto o aclarado

Las dos opciones son válidas, pero siempre tienen que tener un centrifugado que separe este ciclo del principal. El detergente, en este paso, es opcional. Es importante porque, para que se laven bien, primero hay que quitar el pis y otros restos. De lo contrario, en el ciclo principal tendremos «sopa de pis».

Es suficiente con un programa corto, de unos 15-20 minutos. El detergente no es necesario, ya que solo pretendemos aclarar los pañales. Además, un exceso de detergente que no se aclara después nos puede causar malos olores. En cualquier caso, si lo necesitamos, podemos añadir un poco de detergente en ese lavado corto, pero entonces tendríamos que complementarlo con aclarado y centrifugado. Con agua fría (30 grados). Centrifugado a 800-1000-1200 max (dependiendo de la marca).

Los programas que incluyen prelavado, por lo general, no centrifugan entre el prelavado y el lavado principal, por lo que no nos servirían. Es mejor separar los programas.

Ciclo principal

Preferiblemente será un programa de algodón o lavado intenso, teniendo especial cuidado con la temperatura y la dosis del detergente.

Después del lavado corto / aclarado podemos añadir mas ropa, pero no sabanas o toallas grandes ya que atraparán nuestros pañales y no permitirán la fricción que necesitamos. Las mejores prendas son: trapos de cocina, toallas de mano, pequeña ropa blanca.

Buscamos un ciclo largo, de unas 1,5-2 horas, programa algodón sucio.

La temperatura ideal para favorecer un buen lavado y destrucción de las bacterias son 60 grados. Pero si alguien tiene miedo de alta temperatura, recomiendo lavar a 40 grados, añadiendo un desinfectante especial para los pañales: Mio Fresh, Nappi Fresh o Baby Anthyllis – Higienizante Bucato. Quiero aprovechar para tranquilizaros con respecto a los 60 grados. La mayoría de los pañales de buena calidad se pueden lavar a 60 grados sin ningún problema.

Tenemos que poner la dosis entera del detergente según el fabricante (siguiendo indicaciones sobre la dureza del agua, la suciedad de la ropa y los kilos). Por ejemplo: agua muy dura, 6-8 kg, ropa muy sucia/sucia (que es como estarán nuestros pañales): 160 ml de Ariel Original.

Desventajas y posible riesgo de usar detergentes con 15-30% blanqueadores oxigenados y desinfectantes

El detergente en polvo con 15-30% blanqueadores oxigenados y el desinfectante son productos más fuertes, más agresivos comparados con los detergentes que llevan «solo» un 5-15% blanqueadores oxigenados. Utilizando los detergentes con 15-30% de blanqueadores oxigenados nos arriesgamos a que, con el tiempo, nuestros pañales se degraden más rápido. Algunas telas, especialmente el bambú, envejecen más pronto.

El uso de detergentes con 15-30% de blanqueantes oxigenados o de desinfectante también afecta a la parte externa de la impregnación de algunas marcas de pañales PUL (no todas las marcas utilizan esa técnica). El lavado con estos productos acorta la vida del impregnado externo, hace que se vaya con los lavados. A modo de recordatorio, los pañales no impregnados también funcionan, es solo una protección temporal adicional que ofrecen algunos fabricantes.

También he de decir que aunque el desinfectante contenga 15-30% blanqueadores oxigenados, se usa una cantidad muy pequeña con cada lavado (en torno a 1 cucharada).

En febrero de 2021 surge una novedad a este respecto, gracias a un estudio hecho por Gosia de DiaperRental. Ha identificado tres modos de lavado:

  • Si lavas a 40 grados, siempre con desinfectante (porque el desinfectante contiene TAED).
  • En el caso de lavados a 60 grados, si el detergente contiene TAED no haría falta nada más.
  • Para detergentes sin TAED, a 60 grados se necesita añadir desinfectante.
¿Qué es TAED?

La tetraacetiletilenodiamina (TAED) es un compuesto químico orgánico con fórmula (CH3CO)2N-CH2CH2-N(COCH3)2. Su coloración es blanca, pero comercialmente se presenta a menudo en forma de cristales coloreados de azul o verde (estas bolitas azules en muchos detergentes en polvo).

El TAED es un componente importante de detergentes y blanqueadores. Su rol es actuar como activador del blanqueado por parte de las fuentes de oxígeno activo, permitiendo a las formulaciones que contienen especies liberadoras de peróxido de hidrógeno (específicamente perborato de sodio, percarbonato de sodio, perfosfato de sodio, persulfato de sodio, peróxido de carbamida, etc.) funcionar eficientemente a bajas temperaturas (por debajo de 40 °C).

Cuando se trata de la composición de los detergentes en polvo, lo que vemos en el embalaje es solo una parte de la información sobre la composición de la mezcla. Para cada producto de detergente, el fabricante está obligado a emitir dos documentos: una hoja de ingredientes dados y una hoja de datos de seguridad (que contiene solo aquellos compuestos peligrosos para la salud y la vida humana). Estos dos documentos deben ser emitidos antes de que el producto se exporte y deben ser emitidos en el idioma de país donde se exporta.

Cuando usamos detergentes para nuestros pañales estamos interesadas ​​en la hoja de datos de ingredientes que, de acuerdo con el Reglamento de la UE No. 648/20004, debe contener todos los componentes de la mezcla. Puedes buscar este reglamento en español y usarlo para buscar información sobre los detergentes en polvo disponibles. Esta lista incluirá datos sobre el TAED, cuyo nombre será el mismo en todos los idiomas, porque es una designación internacional.

Para mí es una información muy nueva y todavía no he buscado las listas. Cuando lo haga os actualizaré ese post.

Aclarado extra

Depende en gran medida de nuestra lavadora, y de si se puede programar. Normalmente las lavadoras por defecto tienen programados 3 aclarados en los programas que os he recomendado. Si ves por la ventanilla que no hay espuma en el último aclarado y al sacar la colada el tacto es «normal», no hay que añadir más enjuagues. El ajuste del detergente es correcto.

Si en el último aclarado se ve espuma o las prendas al sacar de la lavadora tienen un tacto pegajoso / esponjoso significa que se necesitan uno o dos aclarados más. Y, para la próxima vez, un ajuste de detergente (menos cantidad).

Hay que prestar especial atención a los cambios de lugar (vacaciones, viajes): si el agua es más blanda en tu destino que en tu lugar habitual de residencia, necesitarás mucho menos detergente. Si por costumbre pones la dosis habitual del detergente, vas a necesitar mil aclarados extra.

En total, el primer lavado/aclarado con centrifugado + ciclo principal (con todos sus aclarados) no debería durar más de 2,5 horas por los siguientes motivos: 

  • Las prendas que se mantienen en remojo un tiempo largo tienen tendencia de menor durabilidad.
  • El lavado implica fricción, lo que también tiene un efecto desgastante en todo tipo de prendas.

Unos tips para la rutina de lavado

Sobre las características de los pañales

Los pañales TE1, ajustados, los absorbentes absorben mucho, como bien sabes, y lógicamente absorben también mucha agua durante el proceso del lavado.

Para que los pañales se laven bien, necesitan bien de agua. En el ciclo principal, por la ventanilla, puedes ver si hay mucha agua o poca, y si hay espuma.  Por mi experiencia, está todo correcto si espuma llega a unos 5 cm. Si ves que no hay  espuma, añade agua, unos 2/3 vasos (por el agujero del detergente). Si el detergente esta bien dosificado en unos 2 minutos deberías ver más espuma (y eso sin añadir más detergente).

Atención para lavadoras de nueva generación, modernas: evita programas ECO (ahorran agua y no es lo que buscamos para una buena rutina de lavado de los pañales).

Sobre los olores

Si los pañales huelen mal es por acumulación de pis, detergente y suciedad. En este caso se recomienda «sopa de pañales», también conocida como stripping.

No se recomienda hacer stripping como rutina cada medio año (como he visto en algunos comentarios). Es una medida excepcional, que no tendrías por qué hacer si todo lo demás está correcto.

Sobre la receta del stripping hablaremos más adelante.

Foto de portada: Puppi Diapers